Buscar en este blog

Social

22 de mayo de 2015

DOGGY BAGS VOL. 1 (Run, Maudoux, Singelin - Dibbuks)


Viendo la portada de esta primera entrega de Doggy Bags nos podemos hacer una idea de lo que vamos a encontrar en su interior. Aparte del dibujo elegido, los numerosos rótulos ya nos meten en situación recordándonos estéticamente a todas esas películas casposas de serie B que eran tan habituales en los videoclubs allá por los 80.

Doggy Bags vol. 1 es una recopilación de 3 historias cortas de autores franceses, totalmente plagadas del terror, humor, violencia y gamberrismo que tanto abundaban en los programas dobles que se exhibían en los cines "grindhouse" americanos. Vamos, puro exploitation trasladado a viñetas. Como digo, el programa doble es en este caso triple y tenemos variedad para distintos paladares.

En la primera historia, titulada Fresh Flesh & Hot Chrome y creada por Guillaume Singelin tenemos un cóctel de bandas moteras y hombres lobo que comienza nada más y nada menos que con una canción de la Creedence Clearwater Revival para marcar el tono.

Fresh Flesh & Hot Chrome
En el segundo relato, titulado con el nombre de su protagonista Masiko, Florent Maudaux nos ofrece una trama que oscila entre Lobo Solitario y su cachorro y Kill Bill (o Lady Snowblood, como prefieran) con una voluptuosa heroína y un marcado tono manga.

Masiko
De postre tenemos la que en mi opinión es la mejor historia de las 3: Vivo o muerto. Firmada por Run, se trata de una historia en el desierto digna de los mejores episodios de En los límites de la realidad o Creepshow, donde un policía persigue a un asesino con sorpresivas consecuencias.

Vivo o muerto
Como en toda obra de varias historias, algunas gustarán más que otras, pero en general el nivel es más que aceptable. No busquéis aquí obras maestras con dobles sentidos, porque "Doggy Bags" no persigue otra cosa que entretener y homenajear, y eso lo logra con creces.

Aunque los guiones no son superlativos (ni intentan serlo), encajan perfectamente en esta edición tanto por ritmo como por frescura. Los dibujos acompañan perfectamente cada uno a su estilo, y consiguen crear la ambientación necesaria para introducirnos en cada relato desde la primera viñeta. Mención aparte para las páginas de introducción a cada capítulo, donde se nos presenta con todo lujo de detalles un objeto relacionado con la historia que va a continuación, acompañado de una retahíla de anuncios retro de esos que poblaban las publicaciones más pulp de hace unas décadas.
Para esta edición, Dibbuks ha optado por un formato rústica y un tamaño intermedio entre un libro y un cómic en grapa, que se hace muy manejable y resulta el compañero ideal en los trayectos en metro tanto por tamaño como por brevedad de las historias y el entretenimiento que ofrecen.

Mi nota: 7


No hay comentarios:

Publicar un comentario