Buscar en este blog

Social

9 de julio de 2015

BLACK RIVER (Josh Simmons - Fantagraphics)


Esperanza y desesperanza. Estos son los dos baluartes que soportan esta tremenda obra que es Black River. Josh Simmons hereda el paisaje postapocalíptico que nos regaló Cormac McCarthy en la inconmensurable novela The Road (La Carretera) y lo torna si cabe en un lugar aún más árido, aún más oscuro, aún más inmisericorde.
Aquí da igual cómo el mundo se fue al garete, no se nos ofrece ninguna explicación ya que no es necesaria. Lo único importante es la supervivencia aunque sea por instinto. El guión se centra en un grupo de mujeres que, junto a dos perros y un hombre transitan por un mundo en descomposición que apenas es una parodia de lo que fue. Como sus protagonistas, nosotros avanzamos a trompicones en la lectura del cómic, observando el día a día del grupo sin tener referencias temporales hasta que el final nos aporta algo de claridad en ese sentido.


No es "Black River" una obra para todos los públicos. Primero por lo explícito de algunas imágenes. Segundo por todo lo contrario, lo que no se ve pero se intuye, que puede llegar a ser aún más duro. Y tercero por el tratamiento de la temática postapocalíptica, que aquí se aleja de los lugares comunes del género y abraza un mayor realismo en el que se obvia cualquier atisbo de humor y se ve aumentado el aspecto bárbaro y más primitivo de un ser humano adaptado a un decorado hostil.
Todo ello queda enfatizado por un dibujo sin color que aprovecha un portentoso uso del blanco y negro. Destacan sobremanera los sublimes cielos que pinta Simmons y que le dan a la obra la atmósfera perfecta y nos adentran en un mundo que parece irrecuperable. El estilo es un tanto cartoon y puede recordarnos al reciente Carroñero (Ricardo Vilbor & Vicente Montalbá), al que curiosamente se aproxima en más de un aspecto. Pese a la simpleza del diseño, cada personaje tiene rasgos característicos que le hacen reconocible y le dotan de entidad propia.


Estamos ante un gran cómic, que acaso puede adolecer de algún momento demasiado bizarro. Su narrativa puede parecer algo extraña, pero cuando pasamos la última página nos damos cuenta de que encaja a la perfección con la forma y el fondo de lo que se nos cuenta.
Ojo con esta obra porque su poso puede ser muy grande. Esperanza o desesperanza. ¿Por cuál te decantas?

Podéis encontrar Black River en formato físico o digital en la web de Fantagraphics o en Comixology.

Mi nota: 9


No hay comentarios:

Publicar un comentario