Buscar en este blog

Social

8 de agosto de 2015

ELIMINADO (Levan Gabriadze, 2014)

Poco a poco parece ir gestándose un nuevo subgénero dentro del cine de terror. Podríamos llamarlo "terror de monitor" y consiste en mostrarlo todo a través de una pantalla de ordenador, es decir, que es como si estuviéramos mirando el monitor de nuestro ordenador o portátil y toda la acción transcurre en ventanitas ya sean de videoconferencia, redes sociales o chat. Ya tuvimos algunos ejemplos de este nuevo modo de narrativa en uno de los segmentos de V/H/S (2012), en la curiosa pero fallida The Den (2013) o en la horrorosa Open Windows (2014) de Nacho Vigalondo.

Ahora nos llega esta Eliminado (aka Unfriended), que coge elementos de las películas citadas y les da otra vuelta de tuerca. Hasta el momento, "Eliminado" me parece la más convincente de todas ellas porque sabe aprovechar perfectamente los limitados recursos que da la pantalla de un ordenador y les añade factores con los que el público general, sobre todo el joven, está familiarizado, como son las leyendas urbanas y los vídeos virales. 
La trama no tiene demasiada historia, se trata de un grupo de chavales que se comunican mediante videoconferencia múltiple y que de repente se dan cuenta de que hay una persona de más agregada a la conversación. Para más inri, el nombre de ese contacto es el de una amiga de todos ellos que se suicidó un año antes.
Aparentemente el formato no da mucho de sí, pero el director consigue utilizar todas y cada una de las ventanas que vemos para darles un propósito concreto, y la inquietud que se va apoderando de los protagonistas se traslada con bastante eficacia al espectador. Supongo que habrá gente (cada vez menos) que no esté interesada en la tecnología y que no encontrará nada interesante en esta cinta. Pero los que ya estamos acostumbrados a mirar pantallas diariamente nos encontramos con una película que, sorprendentemente, consigue generar tensión. Cierto es que pasada la hora de metraje la cosa va decayendo y resultando cada vez menos sorprendente, hasta llegar a un desenlace un tanto absurdo. Pero durante la primera hora hay unos cuantos momentos genuinamente escalofriantes, que funcionan precisamente gracias a lo cotidiano y frío que es mirar un monitor, y sólo por eso creo que "Eliminado" ya merece la pena.

Del reparto no hay mucho que decir, se trata de gente muy joven y apenas conocidos pero que precisamente por ello dan el pego como un grupo de amigos normal y corriente de hoy en día. De hecho, si queremos buscarle tres pies al gato podemos ver en esta cinta un cierta crítica a la estupidez que a menudo impera entre los adolescentes en estos tiempos que corren.

El también desconocido director Levan Gabriadze ha conseguido una película curiosa, que atraerá a un público joven y que, viendo que ya están preparando una secuela, ha cumplido su labor con éxito. No sé si este tipo de formato tiene demasiado futuro, pero qué queréis que os diga, si el director logra una película que da miedo utilizando esta peculiar puesta en escena, pues bienvenida sea. 

Mi nota: 6,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario