Buscar en este blog

Social

10 de diciembre de 2015

KRAMPUS, MALDITA NAVIDAD (Michael Dougherty, 2015)

Una familia se prepara para celebrar la Navidad recibiendo a un grupo de familiares. El niño pequeño es humillado cuando sus primas leen durante la cena, y delante de todo el mundo, su carta a Santa Claus. La rabieta del niño le llevará a renegar de la Navidad, hecho que desencadenará fuerzas oscuras.

El cine, a lo largo de su historia, nos ha dado miles de ejemplos de historias con una premisa muy interesante pero mal desarrolladas. Si nos centramos en el género fantástico o de terror, el porcentaje todavía es mayor. Pues bien, Krampus, Maldita navidad viene a sumarse a esa interminable lista.

La idea tras esta producción, si bien no es muy original, sí que me parece bastante atractiva. La intención de introducir un elemento fantástico oscuro que aporte un toque de terror a una historia típica de navidad puede funcionar muy bien si se tienen las ideas claras. El mayor ejemplo de esto, y uno de los referentes de esta "Krampus", es Gremlins (1984), la obra maestra de Joe Dante.

El caso es que la película tiene un arranque prometedor, con unos títulos de crédito iniciales muy divertidos y gamberros que parecen anticipar algo que luego no se produce. El problema con "Krampus" es que, en mi opinión, no se ha tenido claro a quién iba dirigida la película. Y el resultado se queda en terreno de nadie. Creo que es una película que puede asustar a un público infantil, pero que sin duda dejará totalmente insatisfecho al público adulto.  Y es una pena, porque el propio director Michael Dougherty es el creador de Truco o trato (Trick'r Treat, 2007), película que compartía espíritu con "Krampus" pero que poseía un tono perverso mucho más marcado que la convertía en un producto más redondo.
El inicio es bueno, pero enseguida aparecen valles en el ritmo y, cuando llega la acción, todo se desmadra de manera absurda. Yo pensaba que iba a ver una película con monstruo, pero cuando empiezan a aparecer los diferentes "acólitos", te das cuenta de que la cosa se les va de las manos a los responsables. Para rematar, todas las escenas de acción están muy mal rodadas, y entre la oscuridad y el montaje rápido, apenas se ve nada.

Poco que decir del reparto, donde destacan los cada vez más prolíficos Adam Scott y Allison Tolman, aunque el rostro más conocido es el de la siempre correcta Toni Collette. Lo cierto es que casi todos los personajes resultan antipáticos, con lo que estás esperando que el Krampus acabe con ellos lo antes posible.

En fin, lo que prometía ser una divertida gamberrada con toques siniestros, finalmente se ha quedado en muy poquita cosa. Una pena.

Mi nota: 2

2 comentarios:

  1. Probablemente, Krampus, Maldita Navidad es la película que más satisfecha me ha dejado el año pasado, además considero que puede ser el nuevo clásico de las Navidades. Es fresca, divertida, original, ágil y con un muy buen diseño de producción, la atmósfera está totalmente conseguida y la película cuenta con algunas escenas buenísimas. Es bastante recomendable por intentar hacer algo diferente. Las actuaciones son buenas (en especial Koechner, que logra humanizar a un personaje detestable) y tiene sus momentos; el problema es que le falta filo como comedia negra y la premisa es algo vaga. Pero en general, es una película con mucho estilo ochentero y por momentos me recordaba a la maravillosa Gremlins.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí disentimos claramente. Para mí, pese a la evidente influencia de Gremlins, Krampus fracasa estrepitosamente a la hora de copiar la ambientación y el carisma de la cinta de Dante, quedándose para mi gusto en terreno de nadie. Supongo que habrás visto "Truco o trato" del mismo director, para mí muy superior a esta.

      Muchas gracias por tu comentario! Un saludo.

      Eliminar