Buscar en este blog

Social

28 de diciembre de 2015

MACBETH (Justin Kurzel, 2015)

En pleno 2015, el director Justin Kurzel nos trae la adaptación de una de las obras más conocidas del bardo inglés William Shakespeare, Macbeth. Y lo hace con una producción que alterna el clasicismo de los maravillosos versos de esta tragedia con el uso en determinados momentos de las nuevas tecnologías para brindarnos unas secuencias espectaculares.

Afortunadamente, Kurzel ha huido de extravagantes tendencias como adaptar la historia a la época actual para mostrarse todo lo respetuoso que puede con la obra. Este Macbeth es eminentemente visual y puramente teatral. La tremenda plasticidad de las imágenes se apoya en unos parajes naturales majestuosos a los que el director de fotografía Adam Arkapaw (responsable de la fotografía de la temporada 1 de True Detective) logra dotar de un aire fantasmagórico que se adapta perfectamente a la historia. Pese al gran provecho de los decorados (tanto exteriores como interiores), el director sitúa la cámara muy cerca de los actores para capturar todos los matices de sus espléndidas declamaciones de los versos de Shakespeare. El diseño de vestuario también es magnífico y cuidado hasta el más mínimo detalle. Con todo esto tenemos algunos de los momentos más poderosos que hemos podido ver en este año.

Tal vez el problema venga con el ritmo de la película. Aunque empieza por todo lo alto, con unas secuencias de batalla a cámara superlenta de una belleza incuestionable, es cierto que el ritmo decae en varias ocasiones. No digo que esto le venga mal a una producción de este tipo, pero advierto que no estamos ante una película de digestión sencilla sino más bien de esas para degustar lentamente.

Todo el reparto está perfecto, comenzando por un imperial Michael Fassbender y una hipnótica y retorcida Marion Cotillard y terminando por secundarios con gran empaque como Paddy Considine, David Thewliss (al que vimos recientemente en Regresión) o Sean Harris (el villano de Misión Imposible: Nación Secreta). Lo cierto es que todos están espléndidos y no desentonan a la hora de recitar los versos de "Macbeth".

En definitiva, no puedo más que recomendar esta nueva versión de "Macbeth" que aporta grandes momentos, grandes interpretaciones y una historia y un texto para deleitar a los amantes de la literatura.

Mi nota: 8

2 comentarios:

  1. Tengo muchísimas ganas de verla. La fotografía y ambientación de la peli me parecen sublimes. Se me paso verla en el cine, pues la familia y el trabajo me dejan escaso margen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, nuestro eterno problema, la falta de tiempo! Ya me contarás si le echas un ojo.

      Eliminar