Buscar en este blog

Social

22 de diciembre de 2015

STAR WARS EPISODIO VII: EL DESPERTAR DE LA FUERZA (J.J.Abrams, 2015)

Reconozco que, aunque me encanta la ciencia ficción, mi interés por la saga de Star Wars no alcanza ni de lejos el fanatismo que desde siempre ha arrastrado dicha serie de películas. Como la mayoría de mis coetáneos, ví la trilogía original de niño y me encantó. Volví a verla en cines cuando se reestrenó pero no soy de revisiones constantes. También acudí a ver la segunda trilogía, tal vez con más expectativas de las que tengo ahora, y me dejó bastante indiferente. Por eso, no sabía muy bien qué esperar de esta nueva entrega, y el tremendo hype que ha despertado en todo el mundo no lo era tanto para mí.

Sin embargo, puedo decir que Star Wars: el despertar de la Fuerza supone el auténtico regreso al espíritu original de este universo tan especial. Y es que J.J. Abrams ha optado por ofrecer al espectador justo lo que quería. Obviando todos los errores de la trilogía de los 2000, Abrams consigue retomar muchos de los elementos que convirtieron a "Star Wars" en un clásico. La trama huye de engranajes complicados para facilitar la entrada a la película a la gente más joven que no vio la trilogía original en su momento. Los personajes clásicos también vuelven, evidentemente mucho más envejecidos, pero, lejos de ser una presencia testimonial, se convierten en una parte crucial de la historia. Y, lo más importante, los personajes nuevos tienen carisma y entidad propia, e incluso los secundarios ayudan a que todo sea un magnífico entretenimiento. Está claro que J.J. Abrams no quería que se repitiera el temido "efecto Jar Jar Binks".
El ritmo de la película me parece sensacional, y una vez más se basa en las películas originales para repetir un esquema que ya entonces marcó un estilo y que casi 40 años después sigue funcionando como un reloj. Vale que el trasfondo está demasiado esquematizado y muy poco desarrollado, pero señores, esto es cine de evasión, no un documental político. Además, ya habrá tiempo en las sucesivas secuelas para ampliar este aspecto.

Técnicamente, pocos peros se pueden poner a una producción tan visualmente espectacular. La utilización de muchas maquetas y animatronics nos remiten a las películas antiguas, siendo el mayor logro esa vistosa mezcla de robot y balón de fútbol llamado BB-8 que se convierte en el robaplanos por excelencia de la película y que, aunque parezca un efecto digital, no lo es. Las localizaciones también tienen un encanto particular que se perdía totalmente en los abusivos cromas de la anterior trilogía. Paradójicamente, lo peor de los efectos especiales es todo aquello que está recreado digitalmente, comenzando por ese líder supremo que desentona totalmente con el resto de personajes. 
  
Inexplicablemente, están arreciando las críticas hacia el score de John Williams, críticas que no comparto en absoluto. En mi opinión, la partitura acompaña perfectamente a la acción en todo momento y es perfectamente reconocible como una obra de su legendario compositor. Cuando la música ha de ser divertida y funcional, lo es, y cuando se requiere un tono épico las notas se elevan para ofrecerlo. 

Pero sí que hay un par de puntos negativos destacables. El principal lo encuentro en los villanos, y en particular en ese Kylo Ren que sólo funciona hasta que se quita el casco y vemos que detrás de él se esconde un pardillo con cara de bobotonto que produce justo el efecto contrario al que debería. Para mí, Adam Driver es un tremendo error de casting o, al menos, de caracterización. De la misma manera, el Líder Supremo, personaje enteramente creado por ordenador, no termina de funcionar ya que su diseño parece demasiado convencional. Creo que falta mucha entidad por ese lado. 
Por otra parte, el guión también regala alguna que otra sobrada con la que hemos de comulgar, aunque tratándose de una película de este tipo tampoco molesta en exceso. 

Para los más veteranos, resulta emocionante volver a ver a los actores de la trilogía original interpretando nuevamente a los personajes que les dieron fama. Personalmente, no me esperaba que Harrison Ford tuviera tanto protagonismo, lo cual es una agradable sorpresa y toda una declaración de intenciones por parte del director. Ford y, en menor medida, Carrie Fisher están perfectos en sus papeles, pero tal vez sean los nuevos actores los que más brillan. La pareja Daisy Ridley-John Boyega supone un contrapunto perfecto para los actores más veteranos, consiguiendo aportar un brío y una frescura envidiables. No sólo consiguen crear unos personajes que son puro Star Wars, sino que nos dejan con muchas ganas de saber cómo evolucionarán en las películas posteriores. Tal vez Oscar Isaac quede un poco deslucido dado su poco protagonismo, aunque tiene pinta de que su presencia será importante en el futuro.

Bajo mi punto de vista, J.J. Abrams firma su mejor película y por fin consigue el punto justo entre homenajear a una saga desde el más puro cariño e interesar con una historia nueva que abre muchas posibilidades. Y sobre todo, creo que los niños de ahora por fin pueden disfrutar de algo similar a lo que vivimos nosotros con el nacimiento de la franquicia. Esta si que es una nueva esperanza para una nueva generación.

Mi nota: 8

6 comentarios:

  1. Anónimo00:34

    Es una película realmente épica y espectacular, con mucha emoción, aventura y heroicidad en estado puro, y todo a un ritmo trepidante.
    Sin embargo también tiene varios errores de cierta importancia, como bien dices el transfondo está muy poco desarrollado. Existe una Resistencia?! habiendo una Nueva República gobernando en la galaxia?! la base Starkiller destruye varios planetas y parece que a la peña se la suda totalmente.
    Salvo la escena de Han Solo, y la de Luke, la última media hora larga es casi de risa, parece como si la hubieran hecho a toda prisa, seguramente porque la fecha de estreno se les echaba encima.
    Lo absurdamente protegida que está la base Starkiller y la forma que acaban con ella. Hasta los críos saliendo del cine hablaban de ello.
    Un jedi renegado adiestrado por Luke y un Lord Sith, y que ha disuelto él solito la Nueva Orden Jedi, un tipo así es incapaz de vencer a una recién llegada que no posee entrenamiento alguno. Y como dicen por ahí, la tia es capaz de pilotar el Halcon Milenario mejor que Lando y Han Solo y eso sin haber pilotado una nave en su vida. Vaya tolai el Yoda este, adiestrando a los jedi desde niños cuando en realidad sólo había que dejarlos improvisar.

    Kylo Ren quizá sea un pardillo, pero el doblaje al castellano también falla esta vez, en realidad el actor tiene una voz imponente.
    En cambio es increíble lo desaprovechada que está la actriz Gwendoline Christie, que lo último que sabemos de ella es que fue lanzada al contenedor de residuos y poco después saltaba todo por los aires, además de que no sabemos quienes de los villanos han sobrevivido y cómo lo han hecho. A ver como arregla ahora Rian Johnson este despropicio; todo ello sin mencionar que los Stormtroopers sean pura diana para los protagonistas y más malos incluso que los droides de la Federación.
    Vamos que, estaba claro que JJ Abrams nos iba a dejar algunas pifias argumentales que son ya muy típicas en sus obras.
    Otros dos puntos negativos son la banda sonora, aunque no sea mala, John Williams está lejos de su mejor nivel. El otro inconveniente es lo poco innovadora que es la película, tanto que se parece a una remasterización de unos de sus anteriores episodios. Por lo menos George Lucas arriesgaba contándonos historias nuevas y cuidaba mucho el guion/argumento. Disney ha preferido ir a por lo seguro.

    Aún con todo ello no merece menos de un 7,5/10, ya que le resto es pura dinamita. Me recuerda mucho a la saga de Mass Effect, esto es, tienen un montón de errores por todas partes, muchos de ellos garrafales, pero la experiencia vivida es tan maravillosamente increíble y magistral, que compensa ampliamente sus innumerables defectos.
    Es una de las mejores películas de la saga junto con el Episodio IV y 'La venganza de los sith', pero todavía lejos del Imperio Contraataca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que hay que hacer unos cuantos saltos de fe con las situaciones que señalas, pero eso para mí es secundario tratándose de una película de pura evasión. Tendré que verla en VO porque es cierto que el doblaje de Kylo Ren le ha podido perjudicar mucho, gracias por la puntualización.
      También reconozco que es posible que sea más indulgente con este episodio VII ya que venimos de una trilogía totalmente decepcionante para mí, así que tal vez eso haya influido en mi puntuación.
      Sea como sea, muchísimas gracias porque comentarios como el tuyo son los que enriquecen el blog. Un saludo!

      Eliminar
  2. a mi me dejó frío... no soy fan claro está , así que todo eso me pasa de largo y como film es una pavada entretenida, dicho de la mejor manera posible...

    le falta sustancia pero nunca este director le dió eso a sus films... si una buena técnica y mucho ritmo, que acña como bien decís no falta...

    en fin, opiniones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy demasiado fan, pero al haber visto de niño la trilogía original no puedes evitar ese puntito de nostalgia. Por lo que leo por ahí está siendo una película de grandes contrastes entre la gente,o la amas o la odias. Y eso siempre está bien.
      Muchas gracias por tu comentario, JLO! Un gran saludo!

      Eliminar
  3. Yo he terminado por cogerle tirria a la saga, tenía 13 años cuando vi Star Wars en el cine en aquella época,y me pareció lo más grandioso que había visto en mi vida. Con las siguientes de aquella trilogía me ocurrió lo mismo. Pero el abuso de merchandaising y la terrible segunda trilogía, de la que salvo la última hora de la última película me confirmó que Lucas ya no amaba el cine, sino el dinero que le proporcionaba ese invento de Star Wars. Esa sensación aumentó tras su venta a Disney, y después de ver esta última película estoy completamente convencida. Para mí esta película es una vuelta a aquella vieja historia, es entretenida, pero nada sorprendente porque vuelve a explicar lo mismo, cambiando los personajes, con sus droides modernos tan de Disney, con su cantina y su villano tan poco malvado, parece también salido de alguna película de Disney, si hasta Ursula de la Sirenita o Hades de Hercules imponen más que Kylo Ren! A mí me entretuvo pero desde luego no la encontré ni emocionante ni novedosa y solo volvería a verla un domingo por la tarde en la tele, entre cabezada y cabezada. Por cierto Han Solo está demasiado abuelete,tendría que estar de vacaciones con el inserso y no pilotando el Halcón Milenario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que el abuso del merchandising hace que la gente termine por aborrecer la marca Star Wars, pero si nos centramos en la película en mi opinión funciona en su objetivo principal, que no es otro que adaptar la saga a los niños de hoy día y crear una nueva legión de seguidores. Espero que el villano evolucione a mejor, y en cuanto a Harrison, qué se le va a hacer, está mayor el hombre! XD
      Muchísimas gracias por tu comentario, un saludo grande!

      Eliminar