Buscar en este blog

Social

14 de diciembre de 2015

VERSUS II: ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE (Steven Spielberg, 1977)

Volvemos a nuestra sección Versus, en la que el Monolito enfrenta su opinión con la de un amigo invitado. En esta ocasión repite colaboración Gabriel Santiago (@gsantiagoc en Twitter) para hablar de un clasicazo del señor Spielberg, Encuentros en la Tercera Fase (Close Encounters of the Third Kind). Si alguien se anima a colaborar, podéis proponer una película contactándonos a través de nuestra página de Facebook o vía Twitter.


ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE (por Gabriel Santiago)


Cuenta mi madre que teniendo yo 5 años paseábamos por Madrid y en Callao decidió que iríamos al cine. Es el primer recuerdo cinematográfico que tengo en mi mente, ver Encuentros en la Tercera Fase. Como comprenderán los recuerdos de esa sesión fueron disipándose en mi mente; hasta que la volví a ver varios años después, y parece que todo volvió a su lugar en mi cerebro; desde ese día mi relación con esta película se convirtió en especial y probablemente para toda la vida.

Dicho esto comprenderán que me es dificil ser objetivo al hablar de ella, añadiendo que es hecha por uno de mis directores fetiche. Pero estamos aquí para hablar de ella, a ver qué sale.

Si hay dos palabras con que puedo definir a esta pelicula son ingenua y romántica (en este momento se que querrás revisar si te has equivocado de análisis, no tranquilo seguimos hablando de una película de extraterrestres).

Ingenua, porque trata un tema que normalmente se asocia a la maldad que viene del cielo y quiere destruirnos, influenciados de manera permanente por la histeria colectiva generada por una narración malintencionada y genial de Orson Welles; una posible llegada de seres de otro planeta no podía generar otra cosa que nuestra destrucción y, en el mejor de los casos, nuestra invasión (ya quisiéramos); "Encuentros…" es una película casi infantil, sin ningún tipo de maldad, de hecho no hay ningún personaje en el que pueda recaer la condición del villano de la historia (solo un militar un poco cabezota, pero no cuenta); todos son buenos, todos se ponen de acuerdo por un mismo fin, los científicos son los que comandan la operación y para colmo, dejan que un francés los comande (¿puede haber algo más naif?) y desde luego nuestros visitantes también son buenos y bondadosos, se toman el trabajo de venir hasta aquí, a saber a cuántos años luz de distancia, para que aprendamos sobre su vida muy superior y darnos un aventón y con tour turístico incluido.

Romántica, porque es obvio que está hecha por una persona que no solo le gusta el tema sino que se lo cree; Steven Spielberg admite que en ese entonces el cree en el fenómeno OVNI y hace la película desde el deseo que ocurra; ahora dice que es un "business men" y que ya no espera que haya nada más allá de nosotros (pues a mi me molaba más el joven Steven).

La pelicula puede pecar de cierta falta de ritmo y sinceramente los comportamientos de ciertos personajes son muy forzados para que quepan en la historia, pero tiene escenas que ya han quedado para siempre en la memoria de cualquier amante del cine de ciencia ficción; además de tener la música de un genio como John Williams y la fotografía impecable de Vilmos Zsigmond.

Sería injusto decir que ha envejecido mal porque es lo que ocurre con las películas viejas con efectos especiales de maquetas...que se le ve el cartón (nunca mejor dicho); pero qué quieren que les diga, para mi tiene algo casi hipnótico; cada vez que la veo espero con ansias que suban el "Devil´s Tower" y que comience ese "primer día de escuela" como bien dice uno de los científicos al tratar de descifrar que nos quieren decir con esas 5 notas maravillosas, que estoy seguro que todos conocen pero que no todos asocien con la película.

Ya les dije, me cuesta hablar de una película que no solo está dentro de mi mente, sino de mi corazón...quizás porque como le pasa a Claude Lacombe (el jéfe francés interpretado por el reconocido director François Truffaut) yo también envidio a Roy Neary.


ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE (por Dentro del Monolito)


Si no recuerdo mal, Encuentros en la tercera fase fue la primera película que alquilamos para estrenar nuestro primer vídeo VHS allá por 1980. Siendo yo muy niño apenas recuerdo nada de ese primer visionado pero sin duda algo quedaría grabado en mi subconsciente. Es por ello que supongo que la película de Steven Spielberg es una de las grandes culpables de mi afición a los temas ufológicos.

Tras muchos años sin verla resulta curioso recuperarla ahora, casi 40 años después de su estreno. El arrollador éxito de Tiburón (1975) hizo que Columbia Pictures hipotecara su futuro en las manos del joven Spielberg, otorgándole un amplio presupuesto y accediendo a todas las peticiones del director. Por fortuna acertaron, ya que la película se convirtió en otro taquillazo rotundo que confirmó a Spielberg como uno de los directores más rentables y solventes. Y eso que "Encuentros en la tercera fase" se estrenó el mismo año que La guerra de las galaxias (1977), logrando ambas revolucionar la ciencia ficción que se conocía hasta entonces. Pero mientras George Lucas abrazó el lado más fantástico del género, Spielberg perseguía contar historias lo más realistas posible, y de hecho introduce en la película un par de casos supuestamente auténticos (los aviones que desaparecieron y la escena de los controladores aéreos).

Vista hoy, "Encuentros en la tercera fase" no me parece una obra maestra pues presenta unos cuantos problemas de ritmo y da la sensación de tener un par de "tijeretazos" de más. Sin embargo, si la ponemos en su contexto temporal, entiendo el tremendo impacto de la película. Visualmente queda anticuada en nuestros tiempos, pero en su época el despliegue de efectos especiales debió ser brutal para los espectadores. Además, todos los efectos buscan realzar el "sentido de la maravilla" que Spielberg buscó en muchas de sus películas, y que aquí funcionan en tanto que convierten a los adultos que vemos en pantalla en auténticos niños que se quedan embobados ante una visión portentosa.
Hay un detalle que me llama mucho la atención y que no suele mencionarse cuando se habla de esta película. Steven Spielberg instauró en muchas de sus obras más conocidas el tema de la unidad familiar como algo primordial. Sin embargo, aquí somo testigos de cómo la familia del protagonista se va descomponiendo hasta que se rompe definitivamente sin remedio. Me resulta muy curioso ese cambio tan radical respecto a sus otras producciones.

Varias cosas me siguen gustando mucho tras esta revisión. La secuencia en la que "ellos" se llevan al niño me parece magnífica, y el propio Spielberg trasladó mucho de ella al guión de Poltergeist (1982). Por supuesto, el espectacular desenlace sigue siendo lo que queda en las retinas, aunque la aparición de los extraterrestres queda algo deslucida viéndola actualmente. La banda sonora de John Williams sigue impresionando, y las cinco notas musicales con que hombres y aliens se comunican quedarán para el recuerdo. Eso sí, al final del todo Williams introduce subrepticiamente las notas de When you wish upon a star que, en mi opinión, no pegan ni con cola.
Por otra parte, hay que destacar la intensa interpretación de Richard Dreyfuss, que refleja muy bien la bizarra obsesión de lo que debe ser un contactado OVNI.

Sea como sea, "Encuentros en la tercera fase" es un verdadero clásico cuya influencia en miles de películas posteriores queda fuera de toda duda. Sin resultarme totalmente redonda, considero su visionado obligatorio, así que tanto si no la habéis visto (no sé si quedará alguien) como si hace mucho tiempo que no lo hacéis, ahora es un momento tan bueno como cualquier otro para disfrutarla.

Mi nota: 7,5




2 comentarios:

  1. La anécdota: El personaje que interpreta Truffaut está basado en Jacques Valleé, un astrofísico estudioso del fenómeno OVNI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escritor de "Wonders in the sky" y "Pasaporte a Magonia"!

      Eliminar