Buscar en este blog

Social

25 de abril de 2016

EL INVENCIBLE (Stanislaw Lem)

La astronave El Invencible aterriza en el planeta Regis III con una misión: intentar encontar a su gemela El Cóndor, que llegó al planeta años atrás y desapareció sin dejar rastro. Una de las expediciones dará con su paradero, pero lo que encontrarán hará que el misterio aumente.

Con El Invencible, novela publicada en 1964, Stanislaw Lem vuelve a explorar uno de los temas que impregnan buena parte de su obra: la incapacidad del ser humano para comprender un mundo extraño mediante el pensamiento racional y la mirada antropocéntrica. Una vez más, una expedición humana se enfrenta a algo completamente desconocido y se ve incapaz de comprenderlo. Como en muchos otros relatos de Lem, esta obra transmite una sensación de soledad y, sobre todo, de la complejidad de los métodos de comunicación del hombre. Aquí tenemos una clara metáfora de los problemas que se nos presentan a la hora de comunicarnos unos con otros, y un buen ejemplo es la relación fría y distante que mantiene el personaje protagonista Rohan con su superior.

La prosa sobria y detallista de Lem destaca especialmente en las increíbles descripciones del planeta Regis III y, sobre todo, en la imposible forma de vida que lo puebla. Como sucediera con el mar de Solaris, Lem es capaz con su maestría de trasladar al lector una fotografía de algo muy difícil de imaginar.
Si nos ponemos exquisitos, podemos llegar a interpretar a El Invencible (la nave) como la representación del conocimiento humano, el máximo progreso alcanzado por el hombre. Y, en nuestra incorregible soberbia, denominamos invencible a un conocimiento que se ve puesto en entredicho al enfrentarse a unas entidades que resultan tan extrañas como inexpugnables, y que al atacarnos nos devuelven a un estado infantil.

Aunque "El Invencible" es más explícita y literal que "Solaris", ambas comparten el tono sobrio del autor y un texto subyacente. "El Invencible" resulta mucho más accesible para el lector, acercándose en muchos momentos al género de aventuras, pero eso no implica que la entidad de la novela sea menor. De hecho, creo que "El Invencible" resulta un relato tan redondo como fascinante, auténtica ciencia ficción de altos quilates. 
Es un hecho que las obras maestras resisten con firmeza el paso del tiempo, pero sin duda en el género de la ciencia ficción esto es más complicado, ya que los avances técnicos pueden dejar obsoleta una obra por muy bien que esté escrita. En el caso de "El Invencible", pese a estar escrita hace más de 50 años, es maravilloso comprobar que no sólo ha envejecido extraordinariamente bien, sino que sigue más vigente que nunca. Magnífica.

Mi nota: 9

6 comentarios:

  1. No he leído a Lem. Solarias la tengo en mente y en mi lista, pero acabas de conseguir que quiera leerlo ya.
    Gracias por la reseña, apuntómela !!! (jeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir "Solaris", obviamente.

      Eliminar
    2. Pues esta puede ser una buena novela para iniciarse y ver si te gusta el estilo de Lem. Solaris me encanta, pero reconozco que es algo más densa. También puedo recomendarte las antologías de relatos "Diarios de las estrellas", en los que hay historias sublimes, y en muchas de ellas Lem introduce un particular sentido del humor.

      Gracias por comentar, un saludazo!

      Eliminar
    3. Tomo nota, gracias !!!

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Me lo apunto para futuras lecturas.
    Muy buena reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, espero leer la reseña próximamente en tu blog!

      Un saludo, nos leemos!

      Eliminar