AT THE DEVIL'S DOOR (Nicholas McCarthy, 2013)

A una agente inmobiliaria le ofrecen una casa para que intente venderla con cierta urgencia. Pero la casa oculta secretos que poco a poco irán saliendo a la luz.

Con esta premisa, uno espera encontrarse la típica película de casa encantada con un desarrollo totalmente previsible. Sin embargo, estamos ante una buena muestra de que una historia mil veces contada puede parecer nueva si se cuenta de manera distinta. El director Nicholas McCarthy nos ofrece una sólida pieza de género queriendo apoyarse en una buena atmósfera antes que en los típicos sustos que abundan en este tipo de producciones. Y lo consigue (a medias) gracias a un ritmo pausado, a una banda sonora que acompaña muy bien en segundo plano, y a unas convincentes interpretaciones de las tres actrices principales: Ashley Rickards, Catalina Sandino Moreno y Naya Rivera.

La historia se divide en tres partes diferenciadas, y en cada una de ellas cambiamos de actriz protagonista, aunque siempre guardando relación entre todas. El director entremezcla el presente con flashbacks del pasado de manera bastante acertada y, aunque la trama no es nada compleja, se introducen algunos elementos dramáticos que pretenden darle una segunda lectura a la historia. La ambientación que se le ha dado a la película es su gran baza, y funciona bastante bien consiguiendo en varios momentos causar escalofríos en el espectador alejándose del susto fácil.
Sin embargo hay un par de puntos negros, y es que el ritmo lento de esta cinta puede llegar a hacerse pesado por momentos. Y además, es una pena que en una película de este tipo, que sugiere más que muestra, haya un par de concesiones al susto mainstream enseñando más de lo que debe. Estos momentos se alejan del tono general de la película y lastran el resultado final.

Pese a ello, la resolución es coherente y deja buen sabor de boca, así que podemos recomendar At the Devil's Door agradeciendo que intente alejarse de los tópicos del cine de terror y busque explorar el género desde un punto de vista más original. Por cierto, un buen detalle del director el dedicar esta película a la memoria de nuestro Jess Franco.

Mi nota: 6,5

Comentarios

  1. Mmmmm... me la has vendido.

    Si luego no me gusta, me pasaré para reclamar.

    ResponderEliminar
  2. Señor Agus, no se admiten devoluciones jajaja! Se me olvidó decir que esta peli puede recordar al terror asiático por el ritmo, atmósfera e incluso por el componente dramático. Lo cual puede ser bueno o no, dependiendo del espectador.
    Gracias por tus comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NAMELESS (Grant Morrison, Chris Burnham - Image)

THE DARK AND BLOODY en El Heraldo de Galactus

LA CHICA DEL TREN (Tate Taylor, 2016)