HIDDEN: TERROR EN KINGSVILLE (Matt Duffer / Ross Duffer, 2015)

Un matrimonio sobrevive con su hija pequeña en un refugio antinuclear. Llevan 300 días encerrados en ese pequeño espacio y viven con el continuo temor a unos seres de la superficie a los que llaman "los respidadores". Pese a ello intentan llevar una vida lo más normal posible. 

Hidden: Terror en Kingsville es una película pequeña, de esas que cubren su reducido presupuesto con un puñado de buenas ideas e intenciones. Podemos encontrarle algunas similitudes con la reciente Calle Cloverfield 10 (2016), por eso de que ambas transcurren en un reducido espacio cerrado con un trío de personajes. Pero mientras la secuela de "Monstruoso" se refugiaba en la ambigüedad de su trama, aquí las cartas están sobre la mesa desde el principio (aunque, como veremos más adelante, el desenlace plantee un gran giro). "Hidden" es formalmente oscura, tanto que a veces nos cuesta ver lo que está sucediendo en pantalla, y aprovecha esa circunstancia para ofrecer momentos de tensión que resultan acertados. De inicio no se nos dan explicaciones de qué tipo de catástrofe ha terminado con los protagonistas recluidos bajo tierra, y los directores optan por insertar un par de flashbacks para aclararnos la historia, aunque esto sucederá con la película bastante avanzada. Cierto es que algunas situaciones están un tanto forzadas con el objetivo de crear tensión, pero en general "Hidden" logra mantener el interés durante su corto metraje.
Tal vez lo más interesante de la película, tanto para bien como para mal, venga en su desenlace gracias al giro que se nos propone. Personalmente compro este final, aunque puedo entender que haya gente a la que le parecerá un giro tramposo.

El trío protagonista está formado por Alexander Skarsgard (conocido por la serie True Blood), Andrea Riseborough (a la que vimos en Birdman (2014)), y la niña Emily Alyn Lind. Los tres actores cumplen con unas actuaciones sobrias, tal vez podríamos decir que el personaje de la cría queda un tanto deslucido, ya que los infantes suelen dar mucho juego en este tipo de producciones y aquí no termina de aprovecharse del todo.

Poco más que decir, estamos ante una cinta plenamente consciente de su modestia pero que logra aprovechar los recursos con los que cuenta para ofrecer un thriller de terror solvente y con un final que puede sorprender o indignar a partes iguales. Me gustaría saber qué os ha parecido a aquellos/as que la hayáis visto.

Mi nota: 6

Comentarios

  1. Interesante reseña, dan ganas de ver la película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier! Ya me contarás qué te parece si la ves.

      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

NAMELESS (Grant Morrison, Chris Burnham - Image)

THE DARK AND BLOODY en El Heraldo de Galactus

LA CHICA DEL TREN (Tate Taylor, 2016)