SIETE CASAS VACÍAS (Samanta Schweblin - Páginas de Espuma)

Me acerqué a Siete casas vacías con la promesa vertida en diferentes reseñas y artículos de encontrar una serie de relatos de terror enfocados desde un prisma diferente al habitual. Tras la lectura, coincido con los autores de esos textos en que Samanta Schweblin hace una aproximación original al género, pero difiero en cuanto a definirla como una obra de terror. Para mí, «Siete casas vacías» transita terrenos dentro de la frontera del drama psicológico, aunque no cabe duda de que todos sus relatos tienen algo de inquietante.

Las casas vacías de Schweblin son las mentes de sus personajes, convertidas en lugares comunes habitados por fantasmas de todo tipo en los que nos adentramos para encontrar una cierta extrañeza. Los relatos inquietan por lo invisible, por lo que no cuentan pero sugieren, y ahí es donde radica la fuerza de esta antología. Bajo una apariencia de inocuidad, se intuye un lado salvaje y enfermo que enerva. La narración de la autora se adentra en actos cotidianos que se ven afectados por matices y detalles que no terminan de encajar, lo cual provoca incomodidad en nuestras miradas racionales. Si bien los personajes se mueven siguiendo diatribas que pudieran acaecerle a cualquiera, casi siempre terminan envueltos en una bruma extraña que aporta un aire etéreo a los cuentos.

La enfermedad sobrevuela la mayoría de relatos, unido al sentimiento de pérdida, ya sea pérdida de memoria, de un ser querido o de la propia identidad. Todos estos temas quedan condensados en La respiración cavernaria, relato central y más extenso del libro y el mejor para mi gusto, en el que asistimos a una magistral representación de la degradación de una mujer enferma con un misterio de fondo. Muy destacables también son el cuento inicial Nada de todo esto, inquietante texto en el que seguimos a una mujer y su madre en su periplo consistente en visitar casas ajenas; y Un hombre sin suerte, donde se planta la semilla de la duda en el cerebro del lector respecto a cosas terribles que realmente no suceden en el relato.

La mirada de Samanta Schweblin supone un original descenso a los infiernos personales, y su voz viene cargada de matices ambigüos y sugerentes. No estoy seguro de que funcione como compendio de cuentos de terror, al menos en la concepción de terror que tenemos asumida, pero sin duda en estas Siete casas vacías resuenan ecos de abismos tan siniestros como tristes. Apunten el nombre de esta autora.

Comentarios

  1. Tengo pendiente de leer un relato suyo llamado "Distancia de rescate", que me recomendaron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues permanece atento, que pronto colgaré la reseña de Distancia de rescate! Te anticipo que me gustó aún más que Siete casas vacías.

      Eliminar
    2. Anda, pues podríamos haberlo leído juntos !!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

IV SORTEO DE ANIVERSARIO

II CLUB DE LECTURA DE TERROR: HELLRAISER (Clive Barker)

LA HEMORRAGIA DE CONSTANZA (Damián Cordones - Piedra Papel Libros)